{jcomments on}Afrontar proyectos que merecen la pena pero que exigen esfuerzo y perseverancia no es algo fácil, ya que va en contra de nuestra natural tendencia a la procrastinación, a sentir esa "hueva" de empezar a hacerlo, y derivarnos hacia otras actividades menos productivas pero que nos satisfacen instantáneamente.

El autor David Kadavy explica en este artículo original su método "de los 10 minutos", que según él, le permitió sacar tiempo y ganas para escribir un libro que llego a estar entre los 20 más vendidos de Amazon.

¿En qué consiste su regla de los diez minutos?

 

 

Básicamente, en dedicarse a una tarea habitual, sea cual sea, los 10 minutos posteriores a levantarse de la cama por la mañana. Antes de desayunar, tomar un baño, checar el correo, etc.

Su hipótesis, según su experiencia, es que este pequeño hábito, fácil de adoptar ya que son solo 10 minutos (y luego ya nos espera el café, la ducha y el correo) pero que al final nos fuerzan a ese patrón de repetición que nos desvía de la ruta alternativa perezosa. Esos diez minutos se acaban convirtiendo en veinte, treinta... luego incluso una hora, etc. De este modo podremos llegar a finalizar la tarea o proyecto que nos hemos impuesto.

Según Kadavy, esta técnica está basada en el llamado Efecto Zeigarnik, según el cual las tareas inacabadas nos producen una sensación de desasosiego que hacen que sean más fáciles de recordar.

Se trata de una propuesta más, de un truco que puedes probar a incorporar para tratar de mitigar tus hábitos procrastinadores. En este blog puedes encontrar otros que van precisamente en la dirección contraria. Cada persona es un mundo, ¡encuentra el método que te resulte más eficaz!

¿Qué opinas? Puedes usar nuestra página en Facebook para comentarnos qué te ha parecido esta propuesta.